El magistrat Josep Maria Pijuan va rebutjar una prova cabdal del cas BPA

Per Jaume Reixach

0
1470

El magistrat català Josep Maria Pijuan, que ja està jubilat de la carrera judicial a Espanya, acaba de ser reelegit president del Tribunal de Corts d’Andorra. En la seva dilatada trajectòria professional aigües avall de la Valira, destaca la seva intervenció en importants sumaris de corrupció política (Millet, Turisme, Treball…), que va ser criticada per deixar fora dels procediments els “peixos grossos” dels partits involucrats.

Vinculat des de fa més de vint anys a l’aparell de justícia d’Andorra, on ha compaginat diversos càrrecs, Josep Maria Pijuan –que té mala fama pel seu caràcter altiu i autoritari- va protagonitzar un sonat incident verbal amb el lletrat Joan Anton Silvestre, advocat defensor de quatre imputats en el cas de la Banca Privada d’Andorra (BPA). Això va motivar la recusació del magistrat per amenaces i la seva separació de la primera causa d’aquest macrosumari –la referida a l’empresari xinès Gao Ping- decidida pel Tribunal Superior a finals de l’any 2018.

DEL SEU PUNY I LLETRA

Però abans de ser recusat i separat de les seves funcions, el magistrat Josep Maria Pijuan va adoptar una decisiva resolució que ha condicionat completament la instrucció judicial del cas BPA. En una providència datada el 29 de març de l’any 2017 i signada del seu puny i lletra, l’actual president del Tribunal de Corts va rebutjar incorporar al sumari un escrit presentat per l’empresari Rafael Pallardó, testimoni clau del cas Gao Ping.

En aquest escrit, Rafael Pallardó es retractava de les declaracions que prèviament havia fet davant la policia (13 de març del 2015) i la Batllia (2 i 6 de juny del 2015) andorranes  i que, segons explica, van ser obtingudes de manera forçada i manipulada a través de la intervenció del fiscal general, Alfons Alberca. Aquestes primeres declaracions van servir de base per judicialitzar la confiscació de la BPA, produïda el 10 de març del 2015, i engarjolar el seu exconseller delegat, Joan Pau Miquel, que va passar gairebé dos anys tancat a la presó de la Comella.

LA VALIRA ha tingut accés a l’escrit presentat per Rafael Pallardó el 23 de març del 2017 i que, amb l’excusa que tenia la condició de testimoni en aquesta causa, el magistrat Josep Maria Pijuan va rebutjar només sis dies més tard. Es tracta d’un document de gran transcendència judicial que, si s’hagués incorporat al sumari, de ben segur hauria capgirat tota la instrucció de la primera peça del macrosumari, de la qual fa pocs dies s’ha reprès la celebració del judici oral.

LA CONFESSIÓ DEL TESTIMONI DE CÀRREC

Pel seu interès cabdal el reproduïm íntegrament, redactat en l’idioma espanyol original. Afirma Rafael Pallardó, testimoni de càrrec:

“Que deseo realizar una serie de manifestaciones en relación a las declaraciones prestadas por mí ante la Policía de Andorra el 13 de marzo de 2015, y ante esa Batllía los días 2 y 6 de junio de 2015.

 Que la primera declaración ante la Policía (dirigida por el Sr. Jaume Antich) fue inducida para que realizase las manifestaciones que a ellos les interesaban. No subí voluntariamente a Andorra, sino que fue mi abogado quien me manifestó ocho días antes que tenía que declarar ante la Policía andorrana. Ahora entiendo que mi actuación en Andorra estaba perfectamente instrumentalizada para justificar y motivar, al menos parcialmente, la posterior intervención de BPA. Es decir que me he visto como una “marioneta” utilizada por la Fiscalía y el Juzgado en un “puzzle” que no alcanzo a comprender en su totalidad, pero que permitió esa intervención y también la detención y prisión de Joan Pau Miquel.

He prescindido de mi abogado D. David Carrau recientemente, precisamente porque no estoy conforme con mi actuación en Andorra y la estrategia de defensa planteada.

 Que las siguientes declaraciones tampoco las realicé voluntariamente, sino a instancia de la Fiscalía de Andorra, y en concreto de D. Alfons Alberca, quien me dijo que declararía como testigo pero que podía acabar como imputado. En todo caso me sentí siempre desprotegido, y a merced de los intereses de unos y otros.

 Que siempre he sentido temor de que se me convirtiese en un testigo clave contra BPA, porque en definitiva es lo que buscaban estas personas de mí. De hecho cuando le comenté al fiscal andorrano que mis actuaciones las había realizado también en otros Bancos (como Andbank y Banca Mora) se me dijo que sólo le interesaba BPA.

Que mi abogado el Sr. Carrau me manifestó que acudiría a la Policía andorrana a “explicar” o “aclarar” determinadas cuestiones, cuando en realidad me encontré prestando una declaración formal. Que cuando manifesté esto a los policías, llamaron al Fiscal Sr. Alberca, quien se me puso al teléfono, y éste me dijo que “estuviese tranquilo que la Fiscalía española cumpliría con todo lo que me habían prometido”.

Que la actuación que me pedían fue tan irregular que incluso entré en Andorra, sin que se pidiese autorización al juez español para que pudiese abandonar el territorio nacional español.

Que en estos momentos quiero aclarar aquellos aspectos de mis declaraciones con los que no estoy conforme o sobre los que fui teledirigido.

En la declaración ante la Policía de Andorra de fecha 13 de marzo de 2015, debo decir:

–  Antes de redactar la declaración estuve casi dos horas hablando con el Policía Jaume Antich, de hecho tengo un SMS dirigido a dicho señor a las 7.43h pidiéndole la dirección donde debía ir a las 8.30h. La declaración escrita empezó a las 9.43h.

–  No hice, como consta, la declaración de forma voluntaria, según he explicado anteriormente.

– El Policía me induce a concretar un promedio del importe de las transferencias en 5.000/6.000 euros trimestrales que no responde a la realidad, pero que el Policía insistía en poner una cifra.

–  No es cierto que prefiriese dirigirme a la BPA para realizar mis operaciones, de hecho las realizaba con otros dos bancos, sino que fue porque un conocido me presentó a un gestor de cuentas en BPA.

–  No es cierto que entrase en BPA “por la parte de arriba” para empezar a enviar importantes cantidades de dinero.

–  No es cierto que Sergi Fernández fuese una suerte de inventor de esta operativa, sino que se realizaba igual con todos los bancos de Andorra.

–  Es falso que dijera en mi declaración que Joan Pau Miquel manifestara que con mi operativa la BPA ganaría mucho dinero, ya que nunca se abonó comisión alguna al Banco por una “compensación”.

–  Que no se llevó a cabo ningún reconocimiento fotográfico sobre varias personas, sino que únicamente se me mostró una sola foto para que confirmara que esa era la persona que había intervenido en el video, y además el Policía Sr. Antich me dijo que esa forma de proceder no era correcta puesto que me tendría que haber enseñado varias fotos.

–  Que no es cierto que Joan Pau Miquel avalase las operaciones que yo realizaba, antes bien me manifestó que no podía seguir con estas operaciones. Debo decir que KPMG dio por buenas en sus dos Informes estas operaciones.

–  No es cierto que yo manifestara que donde realizaba las entregas de dinero en la Avda. Diagonal 630 fuera éste un piso propiedad de Joan Pau Miquel.

–  No es cierto que yo entregara dinero en mano a Joan Pau Miquel, en Barcelona.

 –  Se me presentó un documento para que lo firmase en el que autorizaba a la Policía para poder obtener información de cualquier entidad bancaria. Este documento lo firmé sin otra opción, cuando además en esa declaración no estuve asistido de abogado.

En la declaración ante el Juzgado el día 6 de junio de 2015, debo decir:

–  Que ratifiqué la declaración anterior, cuando era consciente de que ésta había sido teledirigida o inducida por la Policía.

–  Que cuando se afirma que fue Joan Pau Miquel quien decidió que mis operaciones las realizase sólo con Sergi Fernández, debo aclarar que ignoro quién fue la persona que lo decidió.

–  Que el video encontrado en la caja fuerte de mi despacho profesional en Barcelona se grabó por YANG, y no por mí.

–  Que cuando por el Fiscal se me preguntó si autoricé el control de mis cuentas, debo reiterar que lo hice inducido y sin asistencia de abogado.

–  Que no es cierto que hiciese compensaciones con Joan Pau Miquel por importe de 4 millones de euros.

–  Que nunca he sido presionado por nadie de BPA.

–  Que solamente me reuní en dos ocasiones con Joan Pau Miquel, y fue en relación a su solicitud de que la operativa tenía que acabar.

–  Que no es cierto que yo manifestase que sabía que Joan Pau Miquel había hablado con Sarmiento o con los hermanos Cierco, ni tenía medio de saber si habían hablado entre ellos.

–  Que nunca he realizado una operación de compensación con los hermanos Cierco. No los conozco y por tanto nunca me he reunido con ellos”.

QUERELLA PER AMENACES I COACCIONS

Atesa la gran transcendència processal d’aquest escrit, resulta incomprensible que Josep Maria Pijuan el rebutgés. Un testimoni té l’obligació de dir la veritat al jutge i aquesta retractació té un enorme valor processal que el president del Tribunal de Corts, en dreta llei, no podia ignorar.

A més, Rafael Pallardó aporta en aquest document un seguit de dades molt inquietants que haurien de merèixer l’atenció d’un magistrat realment imparcial, com se suposa que hauria de ser Josep Marial Pijuan. Per exemple, la intervenció extraprocessal del fiscal general, Alfons Alberca. O el fet que la seva declaració a la policia andorrana li fos anticipada pel seu advocat en una data anterior al 10 de març del 2015, quan es va desencadenar oficialment la nacionalització de la BPA a partir de la nota del FinCEN, de la mateixa data.

En aquest sentit, l’advocada Anna Solé –que defensa els interessos l’exgestor de la BPA Sergi Fernández- ha interposat una querella criminal per les “amenaces i coaccions” i “tortures psicològiques” que, suposadament, va patir Rafael Pallardó en la seva declaració del 13 de març del 2015 davant la policia andorrana. Una de les persones assenyalades en aquesta querella –que el Tribunal de Corts haurà de decidir si admet a tràmit- és el fiscal general, Alfons Alberca.